Cuidados y mantenimiento de implantes dentales

El implante dental es la mejor y más natural forma de sustituir las piezas dentales que hemos perdido.

Gracias a su incrustación directamente en el hueso, se impide la pérdida de masa ósea a la que nos vemos expuestos cuando optamos por una prótesis removible. Al cabo de pocos días, se sienten como si siempre hubieran estado allí formando parte de nuestra estructura bucal, por lo que la funcionalidad es total.

Además, por si estos beneficios no fuesen suficientes, tenemos que tener en cuenta también que el resultado que ofrecen es de lo más estético y natural.

No obstante, nada de esto es gratuito en lo que se refiere a inversión de tiempo, sino que tendremos que dedicarle algún tiempo a su cuidado y mantenimiento.

Conoce los pasos a seguir para garantizar la máxima durabilidad y funcionalidad de tus implantes dentales.

Técnicas de cuidado de los implantes

  • Cepillado tres veces al día
  • Limpieza entre los dientes dos veces al día
  • Enjuagues
  • Cambio de cepillo dental cada tres meses
  • Controles con el dentista cada seis meses
  • Si se pica entre horas, también es necesario cepillarse los dientes después de hacerlo. En este caso es recomendable tanto la seda como los cepillos interproximales para la limpieza entre los dientes.

Los enjuagues no deberían ser con cualquier producto escogido al azar o por su delicioso sabor, ni mucho menos porque hay una oferta semanal de 2×1 en el supermercado, sino que es fundamental seguir las indicaciones del odontólogo al respecto.

Como puedes ver, son medidas sencillas y totalmente al alcance de tu mano. Solo requieren de constancia y de meticulosidad.

Enfermedades periimplantarias

Todas las recomendaciones que te hemos dado están enfocadas a lograr que tus implantes tengan la máxima vida útil posible y a evitar las enfermedades periimplantarias, las cuales surgen cuando gestionas de forma incorrecta los implantes. Estas son:

  • Mucositis
  • Periimplantitis

La segunda es resultado de no haber detenido la primera a tiempo. Cuando las encías alrededor del implante sangran y se inflaman, es imprescindible consultar al odontólogo, ya que un problema con los tejidos que rodean al implante pueden derivar en la pérdida de hueso alrededor del implante, lo cual significaría el fin de la prótesis que tanta seguridad nos ha dado.