Entradas

Implantes con poco hueso en Ventas

Implantes dentales con poco hueso en Quintana, Ventas y Ciudad Lineal

Cuando un paciente presenta escasa densidad ósea en su maxilar, no es posible colocar un implante.

Sin embargo, existen opciones para solucionar dicha condición y hacer posible la implantación de la corona por medio de este método de sustitución de piezas dentales.

¿Por qué hay poco hueso?

La disminución de la densidad ósea se puede deber a factores tales como:

  • Atrofia ósea por falta de la pieza dental: la interacción entre la raíz del diente y el hueso es una sinergia; una existe porque existe la otra. Es imposible que el diente se mantenga fijado a la encía sin la presencia del hueso y la finalidad del hueso es retener al diente en su lugar. Por lo tanto, cuando existe ausencia de la pieza dental, el hueso pierde densidad y se retrae.
  • Enfermedad periodontal: es una infección que deterioran los tejidos blandos y el tejido óseo.
  • Traumatismo: al recibir un fuerte golpe, el diente pierde la cantidad de superficie mordiente necesaria, por lo que el hueso deja de ser estimulado y su densidad se ve afectada.
  • Desalineamiento: al desalinearse, los dientes pierden su opuesto. Ante esta condición, el siente puede sufrir un exceso de oposición, generando que el hueso de soporte se deteriore.

¿Cómo se hace un implante dental con poco hueso?

Ante la situación de haber perdido tejido óseo, el paciente deberá someterse al procedimiento quirúrgico del injerto de hueso.

  • Mediante esta cirugía, a la persona se le coloca hueso en el maxilar que ha sufrido el desgaste.
  • El hueso a colocarse puede ser tanto extraído del propio paciente como elaborado de forma sintética.
  • Al entrar en contacto con el hueso ya existente, el organismo lo asimila y lo convierte en hueso propio.
  • Si la atrofia no es muy grave, se puede realizar el implante en el mismo momento en el que se realiza el injerto.

Si necessitas implantes y tienes poso hueso, puedes acudir a nuestra clínica dental en Ventas para hacerte una valoración sin compromiso.

 

En que consiste el sondaje periodontal

Se trata de una técnica que se ha convertido en fundamental a la hora de realizar el diagnóstico de la enfermedad periodontal. Si bien es cierto que, para un buen diagnóstico, debemos completar esta con una inspección en profundidad y un examen radiográfico.

¿Qué es la periodontitis o piorrea?

Por si algún lector lo desconoce, la piorrea o periodontitis, es una dolencia que comienza siendo una gingivitis, pero que se complica por la pérdida de inserción colágena, una recesión gingival y termina con una pérdida del hueso alveolar.

Si no se trata correctamente, termina con la eliminación de las estructuras que soportan los dientes y la pérdida de las piezas. Solo un diagnóstico precoz por parte de un periodoncista puede parar su evolución.

Diagnóstico de la piorrea con la sonda periodontal

Hoy en día, para realizar un buen diagnóstico, la sonda periodontal, es uno de los mejores instrumentos. Estas pueden ser de varios tipos: metálicas, de plástico e incluso electrónicas.

¿Qué parámetros se obtienen con el sondaje periodontal?

Realizando un sondaje se obtienen varios indicadores para establecer tanto un diagnóstico de la situación periodontal actual del paciente, así como de la evolución de la enfermedad.

Parámetros como:

  • la profundidad de la bolsa periodontal,
  • el nivel de inserción clínica
  • o la recesión gingival.

Todos estos niveles permitirán tomar las mejores decisiones y establecer donde están los límites que no se deben superar y el nivel de inflamación que existe.

Podremos conocer, al hacer esta técnica, como se encuentra la recesión gingival, que conseguimos restando al nivel de inserción clínica la profundidad de bolsa.

Se sabrá también el índice de sangrado, que podremos conocer al utilizar el sondaje. La existencia de sangrado determinará que hay actividad inflamatoria en el tejido gingival.

Tras realizar un sondaje periodontal podremos determinar que nuestras encías y dientes están sanos, o bien, si se ha detectado sangrado o dolor significará que deberemos tomar cartas en el asunto.

Si tienes dudas sobre tu estado de salud periodontal, solicita una cita con nuestros dentistas en Quintana, Ventas y Ciudad Lineal (Madrid).

 

La importancia del control periodontal durante las navidades

Es importante mantener una correcta higiene dental durante todo el año ya que gracias a estas técnicas llevaremos a cabo un buen mantenimiento periodontal, algo que es de extrema importancia para obtener estabilidad de la enfermedad. Por ello, tanto los dentistas en Barrio de Quintana y Ventas de Madrid, como los higienistas pretenden educar a los pacientes para conseguir que exista un buen hábito de higiene, incluso durante periodos festivos o vacaciones.

Debemos insistir en la idea de que a mayor higiene, mayor salud periodontal, y que esta festividad no sirva como excusa para dejar de lado nuestras rutinas habituales.

Pero la realidad es que a la vuelta, el estado de muchos pacientes ha empeorado, puesto que se trata de un tiempo que empleamos en ocio, comidas fuera de casa y consumo de productos a base de hidratos de carbono, que son fuente de nutrición para la flora bacteriana que reside en nuestra cavidad oral.

Objetivos del control periodontal en navidades

Nuestro objetivo es evitar que los pacientes regresen al consultorio tras pasar las Navidades con alguna complicación nueva o recaída de su enfermedad periodontal. Por ello, tenemos que recordarles la importancia de extremar su higiene diaria, educándoles en la importancia de la constancia y el mantenimiento, y compartiendo con ellos recomendaciones básicas de higiene bucal diaria, como pueden ser:

  • No abandonar las técnicas de cepillado, uso de seda dental y cepillos interproximales que se han aprendido al comienzo del tratamiento periodontal.
  • Tener presentes los agentes coadyuvantes a la limpieza bucal, como son los colutorios.
  • Nunca dejar la limpieza a medias, no sirve de nada realizar un rápido cepillado, debemos ser insistentes y no olvidarnos en ningún caso de los espacios interproximales.
  • Si vamos a realizar comidas fuera de nuestra casa, utilizar un pequeño kit de higiene dental básico que incluya un cepillo, hilo o seda dental y pasta, que podamos llevar con nosotros y utilizar en cualquier lugar.
  • No abusar de alimentos y bebidas con altas cantidades de azúcar, grandes protagonistas de esta festividad, como pueden ser el turrón, champán, etc.
  • Hay que disfrutar de esta época de celebraciones con responsabilidad, ya que un nuevo año nos espera y necesitaremos estar en óptimas condiciones para cumplir todas nuestras metas.

¿Existe relación entre la enfermedad periodontal y las enfermedades cardiovasculares?

Hoy en día las enfermedades cardiovasculares constituyen una de las causas más frecuentes de mortalidad en nuestro país.

La cardiopatía isquémica, constituida por la angina de pecho o el infarto de miocardio, tan presentes en nuestro día a día, son patologías que suelen producirse como consecuencia de un reducción del flujo sanguíneo a la pared del corazón. Su manifestación anatomopatológica habitual es la placa de ateroma. Esta placa puede sufrir erosiones o roturas, que ponen en contacto los componentes del interior de la misma con la sangre circulante.

A día de hoy sabemos que la presencia de fenómenos inflamatorios activos es uno de los factores que intervienen en la rotura de la placa de ateroma, facilitando la acumulación de células inflamatorias en la zona.

¿Qué es la enfermedad periodontal?

La enfermedad periodontal es un proceso crónico, que resulta de la acción de bacterias con capacidad para generar respuestas inmunes en el sujeto, y por tanto, de inducir la liberación de mediadores de la inflamación que podrían difundirse a distancia, a través del torrente sanguíneo, produciendo efectos sistémicos.

Además existe la teoría de que la destrucción epitelial que existe debido a la enfermedad periodontal puede contribuir de la misma manera al paso de las bacterias periodontopatógenas al torrente sanguíneo, produciéndose otro tipo de patologías del sistema cardiovascular como pueden ser fiebre reumática, endocarditis bacteriana y distintas valvulopatías.

Por tanto, el punto de trabajo ahora mismo es determinar si la periodontitis puede ser, no tanto un factor etiológico, sino más bien un factor de riesgo que contribuya a padecer este tipo de patología cardiovascular, al igual que lo son la hipertensión, la hipercolesterolemia e incluso el tabaco.

Aún así la evidencia no es suficiente como para establecer una clara relación y considerar la periodontitis como un factor de riesgo independiente. Además, no podemos concluir si las asociaciones establecidas son de tipo causal o si existen factores reales comunes. Está claro que ambas pueden tener factores causales comunes que pueden relacionarse con el estilo de vida, y que podemos educar a nuestros pacientes en hábitos saludables, pero es difícil poder decir si la periodontitis y los ACV se favorecen entre sí, o son enfermedades que coinciden en un mismo sujeto como manifestaciones de alteraciones orgánicas comunes.

Ambas patologías forman parte de un mismo concepto en el que factores vinculados al estilo de vida, como puede ser el descuido de la salud, están asociados a ellas.

Así, parece razonable pensar que el mantenimiento de la salud periodontal no tenga que ir directamente dirigido solo al mantenimiento de la salud bucodental, sino que deberemos tener en cuenta su implicación sistémica. También sería aconsejable que los protocolos de prevención de las patologías cardiovasculares incluyeran el cuidado bucal entre sus recomendaciones.

Pensemos que, la odontología no solo puede ayudarnos a tener una bonita sonrisa, si no a tener un bonito corazón.

DIABETES Y ENFERMEDAD PERIODONTAL

La diabetes mellitus es una enfermedad que se produce por un trastorno en la insulina (una hormona formada por más de cincuenta aminoácidos), ya sea debido a una deficiencia en la cantidad o en la utilización. Este trastorno genera un exceso de glucosa en la sangre del sujeto afectado.

Existen investigaciones recientes que sugieren una relación entre la diabetes y la enfermedad periodontal.

Las personas que padecen esta enfermedad no sólo son más susceptibles a padecer una periodontitis severa, sino que también la enfermedad periodontal puede tener el potencial de afectar a los niveles de glucosa en sangre, contribuyendo a la progresión de la diabetes, y existiendo, por tanto, una asociación bidireccional de las patologías.

Así pues, si la diabetes no está debidamente controlada, pueden existir repercusiones en la cavidad bucal, y más concretamente en nuestras encías.

Factores causantes de la enfermedad periodental

Debido a cambios que existen en los vasos sanguíneos debido a la diabetes, existe una deficiencia en el flujo sanguíneo, lo que a la larga producirá un debilitamiento de los tejidos, como son las encías y el hueso. Además, los altos niveles de glucosa en sangre favorecen la proliferación de ciertas especies bacterianas que son causantes de la enfermedad periodontal.

Recomendaciones para el cuidado de los pacientes diabéticos

En base a lo anterior, la Federación Internacional de Diabetes (IDF 2009), ha establecido una serie de recomendaciones para el cuidado de los pacientes diabéticos:

  • Educar a los pacientes diabético, enseñándoles las implicaciones de su enfermedad, especialmente si está mal controlada, en todo su organismo, incluyendo la cavidad bucal.

  • Evaluar anualmente si cumplen las recomendaciones diarias de cuidado bucal y si atiende a sus revisiones periódicas.

  • Recordar a los pacientes que los cuidados diarios forman parte del control de la diabetes.

  • Evaluar anualmente los síntomas y signos de la enfermedad periodontal por parte de uno de nuestros dentistas en Quintana y Ventas (Madrid), y en caso de que exista tal patología realizar un correcto tratamiento y control de la misma.

Es importante concienciar a los pacientes diabéticos de que existen otros problemas orales que también están relacionadas con la diabetes, como son las aftas, infecciones micóticas (que son aquellas que están causadas por hongos), sequedad bucal, sensación de ardor o quemazón, úlceras, y por supuesto, una mayor predisposición a la caries.

Por último, debemos insistir en que es fundamental una meticulosa higiene oral que contribuirá a prevenir tanto la enfermedad periodontal como el resto de problemas orales asociados a la diabetes, por lo que debemos tener presentes cómo realizar de forma adecuada estas técnicas, y nunca dudar en consultar con nuestros odontólogos y auxiliares cualquier inquietud que pueda suscitar el tema.

Descubre qué es la piorrea y cómo afecta a tus dientes

Nuestra boca es una parte muy sensible de nuestro cuerpo, ya que es la puerta de entrada para la salud o la enfermedad. Si prestas la debida atención a tu salud bucal, además de prevenir problemas más graves, como la piorrea, y contribuirás a mejorar tu salud general.

QUÉ ES LA PIORREA

La piorrea, o enfermedad periodontal, es una infección bacteriana avanzada, que afecta a las encías, tejidos blandos y piezas dentales.

Cómo se forma la piorrea

En nuestra boca viven más de 300 especies de bacterias. Algunas son inocuas, pero la mayoría pueden provocar enfermedades si se las deja actuar y se alimentan de lo que comemos y se reproducen.
Poco a poco se depositan sobre los dientes y las encías en lo que se conoce como placa bacteriana que, cuando se acumula, se endurece y forma el sarro.

Cuando esta placa bacteriana supera ciertos límites, produce daños tanto en las encías como en los dientes.

Debemos tener en cuenta, que la propia genética individual, así como situaciones de estrés, cambios hormonales o el hábito de fumar,  también intervienen a ser más propensos a desarrollar esta enfermedad.