Como saber si mi hijo necesita Ortodoncia

6 señales para saber si tu hijo necesita ortodoncia

Podemos indicar que existen varias cosas que los padres y madres pueden hacer para estar atentos a la salud bucal de sus hijos.

Creemos que una de las más importantes es llevarlos con cierta regularidad al odontólogo, ya que éste no sólo atenderá la situación de la boca del niño, sino que nos indicará como detectar posibles problemas como caries. Además, nos enseñará técnicas de cepillado adecuado.

Sabemos que una de las principales preocupaciones de muchos padres y madres respecto a la salud bucal de sus hijos es que necesiten ortodoncia. Muchos se habrán hecho la pregunta sobre a qué edad se puede saber si sus hijos necesitan brackets.

En nuestra clínica dental de Quintana, sabemos que no hay una respuesta única, ya que este tratamiento puede variar según cada paciente. En cualquier caso, se considera que la edad se sitúa a partir de los 6 años.

¿Cuáles son las señales de que un niño necesita ortodoncia?

  1. Observar que nuestros hijos hacen una succión del dedo pulgar u otros dedos de forma prolongada nos debe poner alertas. De igual forma el uso prolongado de chupetes o de biberones.
  2. Observar si los niños realizan respiración oral. Cuando un niño no respira por la nariz y lo hace más tiempo por la boca, se produce una profundización del paladar y se estrecha el maxilar superior que, en ocasiones, requiere tratamiento ortodóncico.
  3. Debemos observar que tipo de mordedura realizan y la alineación de los dientes.
  4. Debemos saber si existe ausencia de algunos dientes permanentes.
  5. O si hay dientes demasiados grandes con respecto al resto de la cara.
  6. Por supuesto, debemos estar atentos si detectamos que hay un apiñamiento dental, que impide cerrar bien la boca y que dificulta la limpieza de los dientes y hace que aparezcan caries.

Observar la evolución de la boca de tu hijo y mantener una buena higiene bucal ayudará a detectar cualquier problema que se presente. Además, te recomendamos visitar a un ortodoncista una vez tu hijo cumpla los seis años, con el fin de solucionar cualquier problema que presente cuanto antes.