La importancia del uso del irrigador bucal

El irrigador bucal es un dispositivo de higiene dental que aplica un chorro pulsátil de agua a presión u otra solución.

Gracias a esta combinación, consigue reducir el nivel de patógenos subgingivales, que son directamente responsables de cierto tipo de enfermedades bucales.

Estos productos son ideales para utilizarlos después del cepillado dental, y así completar la higiene de aquellas zonas a las que el cepillo no tiene acceso. Además es muy fácil de utilizar, pero debemos tener en cuenta que el irrigador en ningún caso sustituirá el uso del cepillo o la seda dental, si no que funcionará como un coadyuvante a estas técnicas de higiene.

Indicaciones del irrigador bucal

Está indicado para cualquier persona y edad, pero se recomienda su uso en pacientes portadores de prótesis fija, implantes e incluso ortodoncia. Así pues el irrigador nos ayudará especialmente a:

  •  Eliminación de biofilm oral supra y subgingival (bolsas periodontales).
  • Limpieza intensa, con una mayor sensación de frescor.
  • Reducción de sangrado.
  • Control de la inflamación.
  • Masajear y reafirmar las encías.
  • Limpiar eficazmente las bandas, casquillos, alambres de ortodoncia, así como coronas, puentes e implantes.

El irrigador bucal viene con diferentes cabezales. Cada cabezal está especialmente indicado para cada tipo de limpieza. Con un minuto al día que se use mejora sensiblemente la higiene bucal.

Si necesitas que nuestros dentistas en Quintana y Ventas, te ayuden a usar el irrigador bucal, te asesoraremos tanto en su uso como en el resto de técnicas de higiene bucal. Puedes pedir ahora tu consulta con nuestro equipo de profesionales.

Importancia del uso del cepillo eléctrico

El cepillo de dientes eléctrico es aquel que utiliza energía eléctrica para conseguir el movimiento de las cerdas.

Estos cepillos intentan imitar el cepillado manual mediante distintos movimientos. Así podemos clasificar los cepillos eléctricos según el tipo de movimiento que realizan en vibratorio u oscilante-rotacional.

Diversos estudios muestran que los cepillos que hacen un movimiento de rotación y oscilación (cuando el cabezal gira en una dirección y luego en otra) son los que mejores resultados ofrecen, siendo incluso la mejor opción, en ciertos casos, a la hora de eliminar la placa bacteriana, siempre y cuando se use de forma correcta.

Aún así debemos recordar que un cepillado con un cepillo manual bien hecho es tan efectivo como uno con cepillo eléctrico, y lo único que aporta el segundo es cierta comodidad al no tener que realizar el movimiento de manera manual.

Indicaciones del cepillo eléctrico

  • Por ello estará especialmente indicado en pacientes en los que exista alguna dificultad para cepillarse por sí mismos.
  • También puede estar indicado en pacientes que realizan un cepillado agresivo puesto que existen modelos en el mercado que nos avisan e incluso detienen su funcionamiento cuando se realiza demasiada presión.

En el caso de los niños es aconsejable que empiecen utilizando el cepillo manual para adquirir y desarrollar una correcta técnica, destreza y hábito de cepillado. A partir de los 6 años se podría plantear el uso del cepillo eléctrico si se desea, explicándoles la técnica correcta.

El resto de pacientes deberá elegir qué tipo de cepillo utiliza en función de su comodidad y del consejo de su odontólogo, ya que conoce nuestras necesidades y podrá aconsejarnos en función de éstas.

Técnica del cepillado

La técnica de cepillado es simplemente mover despacio y suavemente el cepillo, de diente a diente, sin ejercer mucha presión. Normalmente están programados para detenerse a los 2 minutos avisando con señales acústicas cada 30 segundos.

La eficacia de un cepillo de dientes eléctrico no sólo depende de su tipo de acción; el uso correcto y tiempo de empleo adecuado tienen mayor importancia que el cepillo elegido.

Consulte si lo desea con uno de nuestros dentistas en Quintana y Ventas, para más información sobre un correcto uso del cepillo eléctrico.